Home Opinion columns ¿La nieve se nos va?

¿La nieve se nos va?

por duaoweb

MSc. Katherine Gaete Beltrán, investigadora Centro Regional Fundación CEQUA

La nieve nos regala postales inesperadas que asombran a los habitantes de Punta Arenas cuando la ciudad se cubre de blanco. En la actualidad estos eventos de nieve son cada vez más distantes e incluso es frecuente escuchar “antes nevaba más”, “en mis tiempos sacábamos la nieve con palas para salir de la casa”, “esto ni se compara con los inviernos de antes”.

Y ante esto surge la pregunta, ¿a qué se deben estos cambios? Si bien podemos apreciar estas diferencias a simple vista o recurriendo a nuestros recuerdos, una explicación concreta la podemos encontrar a través de los registros climáticos existentes para nuestra zona.

En primer lugar es importante definir qué es la nieve y conocer acerca de su formación. En las nubes cuando la temperatura es lo suficientemente baja se forman pequeños cristales de hielo los que al colisionar se unen, formando así los copos de nieve. Si se unen muchos cristales, los copos se volverán pesados y precipitarán al suelo en forma de nieve, es decir la nieve es precipitación en estado sólido. El tamaño, forma y concentración de la nieve depende de la temperatura de donde se forman los copos y por donde pasen al caer.

Como se puede observar las condiciones meteorológicas son relevantes en el proceso de formación de nieve. Cuando se analizan estas variables a largo plazo lo que se está estudiando es el clima del lugar y justamente las condiciones climáticas son las que están variando a escala planetaria durante las últimas décadas y no hay excepción para Magallanes.

Chile es una importante zona para estudios de nieves y glaciares a nivel mundial, dado que posee un área extensa de este recurso, el cual se centra principalmente en la zona austral del país. La región de Magallanes y de la Antártica Chilena, posee una ubicación favorable para abordar estudios sobre el recurso nival. Este tipo de investigaciones permiten comprender el comportamiento climático de la zona austral, por lo que es primordial evaluar el escenario actual y estimar escenarios futuros con respecto al cambio climático.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), señala que el calentamiento en el sistema climático es inequívoco. Estudios realizados en Chile evidencian un aumento de las temperaturas para la zona austral del país, aunque este incremento no es tan significativo como en el resto del territorio nacional. Para el caso de las precipitaciones las tendencias futuras sugieren un aumento de la precipitación líquida, contrario a la disminución que se observaría en la zona centro y sur del país.

En base a los registros climáticos para Punta Arenas se tiene evidencia de que la precipitación líquida ha tenido un incremento durante los meses de invierno, además existe una tendencia al alza de las temperaturas mínimas y junto con ello los vientos se han intensificado en los últimos años. Efectivamente el aumento sostenido de las temperaturas genera una tendencia decreciente significativa de la extensión de nieve, así como también de su frecuencia y espesor. La precipitación de nieve ha disminuido de manera sostenida durante los últimos 20 años en Punta Arenas, mientras que la precipitación líquida o lluvia ha aumentado.

No me he olvidado de la pregunta inicial, es que la nieve no es un fenómeno meteorológico aislado y es necesario comprender la interacción de las distintas variables ambientales para pronosticar el comportamiento del sistema atmosférico. El clima en la región está cambiando y no podemos ser indiferentes a ello. Es necesario apoyar estudios a nivel local que tengan un impacto a nivel global. Fortalecer el monitoreo meteorológico, generar modelos de proyección del clima y modelos que estimen la cubierta de nieve para la región es primordial para comprender las variaciones climáticas a mediano y largo plazo.

Related

en_USEN