Home Columnas de Opinión Estrecho de Magallanes, laboratorio del mundo: Parte 1

Estrecho de Magallanes, laboratorio del mundo: Parte 1

por Fundación Cequa

Dra. Valeria Souza Saldivar, investigadora Fundación CEQUA/UNAM, México

Ahorita estamos en Punta Arenas, Chile, oyendo al viento huracanado mientras que el estrecho de Magallanes se pone lleno de crestas blancas de olitas en su manto azul profundo, Tierra de Fuego, isla enorme que visitó Darwin se ve al horizonte, así como las sierras nevadas que llevan su nombre. Luis y yo estamos, aquí por 6 semanas, metidos en una nueva aventura junto con nuestra amiga Paola Acuña, quien no es solo experta en ballenas y otros animales de esta región austral, sino también directora del CEQUA (Centro de Estudios del Cuaternario en Fuego, Patagonia y Antártica).

¿Qué hacemos aquí? Pues trabajar en un proyecto que se llama: “Microbioma de la piel como bioindicadores de la salud del ecosistema acuático de Magallanes en un escenario de calentamiento global y hoyo de ozono”.  La idea del proyecto es utilizar el ADN para informarnos de la composición de la comunidad de la superficie de las 9 especies elegidas y que coexisten en el Área Marina Protegida Francisco Coloane, buscando si esta comunidad responde a los cambios de salinidad (cuando los glaciares se derriten, baja la salinidad), temperatura, pH, oxígeno y obteniendo y secuenciando al ARN para hacer transcriptómica (los genes que se expresan en cada momento construyen copias de ARN con la que se construyen las proteínas) para saber qué genes están expresando de más  tanto el hospedero como los microbios que sobre él habitan. Esto último, esperamos, nos va a dar la señal de alarma ante el cambio climático, ya que esperamos una sobreproducción de señales de reparación del ADN o genes que protegen a proteínas clave en el holobionte (hospedero y microbioma).

Pero ¿por qué Magallanes? Porque este estrecho no solo es un camino entre el Atlántico y el Pacífico que hizo muy felices a los navegantes, sino también esta muy influenciado por la corriente circumpolar del Sur (por eso estos vientos) haciéndolo un laboratorio extraordinario para tomarle el pulso al planeta en su parte más sensible.

Así que, en los próximos días estaremos acariciando con hisopos (como los que se usan para diagnosticar COVID) a pingüinos rey en su colonia en Tierra del fuego desde bebes hasta que al año que puedan nadar al adquirir, finalmente, sus plumas impermeables. A estos pingüinos de lento desarrollo los vamos a comparar con otra ave, los pingüinos de Magallanes, mas pequeños y abundantes, pero sobretodo, de mas rápido desarrollo ya que toman solo 4 meses en pasar del huevo a nadar. Exploraremos estos pingüinos en 5 sitios, uno de ellos muy visitados por los humanos. También tendremos dos mamíferos marinos que comparar, los cuales no se pueden acariciar con hisopos, pero que al brincar dejan parte de su piel en el camino, permitiéndonos muestrearlas sin lastimarlas.

Por un lado, están las ballenas jorobadas que tienen aquí en el estrecho de Magallanes suficiente comida para no tener que molestarse con ir a la Antártica. Por el otro lado están los lobos marinos que tienen colonias también en Magallanes donde se reproducen, ambos mamíferos respiran afuera en la superficie, por lo que tendrán una exposición media a la luz UV, pero no están asociadas a un fiordo en particular, sino que, como se mueven tanto, están “muestreando” al mar en promedio.

Por otra parte, en el estudio tenemos 2 peces: las sardinas fueguinas, que son comida de todos, y los salmones introducidos que están en granjas con condiciones controladas para ser comida nuestra; también tenemos 2 especies de crustáceos, los pequeños langostinos que les gusta subir a superficie, comer fitoplancton, exponiéndose a la luz UV. Esta es una especie clave, al ser la base de la comida de todos, en particular de las ballenas. También están las centollas que viven en el fondo del mar y crecen comiendo lo que les cae y lo que aparece, raramente ven la luz del sol, son nuestro control de no exposición.

Finalmente, tenemos una planta, que es un ingeniero ambiental y también fuente de comida, este es el sargazo. Como ustedes supondrán también tendremos muestras del microbioma del mar en cada muestreo, y del suelo de los nidos así como del sedimento marino, también tendremos todas las variables ambientales y oceanográficas. Estamos súper emocionados de esta aventura.

Relacionado

Deja un comentario

es_CLES_CL