Detalle Noticias

Informaciones relacionadas con las actividades que realiza el Centro Regional Fundación CEQUA.

Investigación CEQUA abordará rediseño de los senderos del Parque Nacional Torres del Paine

Investigación CEQUA abordará rediseño de los senderos del Parque Nacional Torres del Paine

El 57% de los senderos más frecuentados del Parque Nacional Torres del Paine se encuentra en mal estado, con presencia de vegetación muerta o fuerte degradación, marcada erosión del suelo, presencia de socavones, y senderos anchos o de profundidad excesiva. A partir de esa realidad surge la necesidad de proteger y recuperar los bosques nativos de ese parque nacional como áreas de interés para el desarrollo regional. Ese es uno de los objetivos del proyecto que ejecutará el Centro Regional Fundación CEQUA y que cuenta con financiamiento del Fondo de Innovación para la Competitividad FIC 2017, dependiente del Gobierno Regional de Magallanes y Antártica Chilena.

“Propuesta rediseño red de senderos Parque Nacional Torres del Paine” se denomina el estudio liderado por Beatriz González, investigadora de la Línea de Estudios Territoriales de Fundación CEQUA, y está concebido para dar respuesta a los criterios y lineamientos establecidos tanto en la Política de Ciencia y Tecnología como en la Estrategia de Desarrollo Regional. Ambas instancias buscan el desarrollo de los productos turísticos a través de la interacción de la ciencia, la tecnología y la innovación, además de la maximización del potencial científico y económico desde la sustentabilidad.

La deficiente condición de los senderos más frecuentados del parque (circuito W y Macizo Paine) aparece registrada en el informe de diagnóstico ambiental de los circuitos de montaña del Parque Nacional Torres del Paine, ejecutado por Fundación CEQUA en 2015 y generado bajo el proyecto Innova Corfo denominado “Sistema de manejo turístico en áreas protegidas de Chile”.

Antecedentes recopilados por la Corporación Nacional Forestal (Conaf) señalan que el 30% de los visitantes que ingresan al parque utilizan esos senderos. Esto se traduce en que, sólo el año 2016, más de 75 mil personas recorrieron senderos en malas condiciones, lo que repercute directamente en la calidad de la experiencia, en el deterioro de los ecosistemas y en el aumento de los riesgos de accidentes entre quienes visitan esta área silvestre protegida.

 

Planificar los senderos

Beatriz González, quien es master en Tecnologías de la Información Geográfica, señala que este tipo de situaciones despiertan alertas sobre la mantención y la planificación de los senderos del parque nacional, por lo que hace necesaria la entrega de información precisa acerca de la existencia, localización y magnitud de las zonas de ensanchamiento de senderos y multihuellas, así como de los factores que intervienen en su aparición, con objeto de enfocar las actividades de conservación, mitigación y prevención de este tipo de impactos.

“Por estos motivos, el principal objetivo del proyecto es disminuir los impactos ambientales generados por el uso turístico, mejorar la calidad de la experiencia de los visitantes y facilitar el manejo del Parque Nacional Torres del Paine, a partir del estudio y propuestas de uso, restauración ecológica, re-diseño o nuevo trazado para tres senderos modelo, que además puedan ser replicables, a través de aerofotografías de alta resolución, caracterización ambiental y evaluaciones in situ”, indica Beatriz.

El proyecto considera la obtención de fotografías de alta resolución, mediante un sistema de aeronave pilotada remotamente (RPAS) en tres senderos del Parque Nacional Torres del Paine con distinta intensidad de uso y grado de deterioro. El sendero 1 hace alusión al tramo Paine Grande – Laguna Los Patos priorizado por su alta intensidad de uso y gran deterioro; el sendero 2,  conocido como sendero Fauna o sendero Portería a Portería, se extiende desde Laguna Amarga hasta Lago Sarmiento y se contempla su inclusión por el potencial crecimiento en su uso; y el tercero se ubica entre la portería de Laguna Verde y Pudeto, y se plantea como un sendero de nuevo diseño con potencial de uso según el criterio de los administradores.

Las aerofotografías serán corregidas y procesadas para generar una cartografía de precisión centimétrica que permita deliminar el ancho de sendero; cuantificar el número, dimensión y profundidad de multihuellas; y obtener una visión global del entorno que permita, por ejemplo, localizar la existencia de senderos ilegales.

En el caso de los senderos 2 y 3 se requiere una evaluación ambiental durante el desarrollo de este proyecto, utilizando puntos de muestreo a lo largo de los tramos para la identificación de las especies de flora. Se registrarán indicadores como cobertura, presencia/abundancia de las especies en categoría de conservación, especies sensibles o bio-indicadoras, frecuencia/abundancia por especie según origen geográfico y abundancia de especies, además de una caracterización ecológica que permitirá aportar a la toma de decisiones de los administradores.

“A partir de estos parámetros se categorizará el nivel de afectación, permitiendo proyectar un plan de rehabilitación técnica y/o restauración ecológica de los tramos más afectados,  que considere las medidas de conservación y recuperación pertinentes para el área/ecosistema en que se encuentra”, argumenta la investigadora a cargo del proyecto.

La información obtenida será transferida a la Conaf para que pueda usarse en la gestión y administración del parque.

 

Apoyar la sustentabilidad

de la red de senderos

 

Para Nelson Moncada, director regional (s) de Conaf Magallanes, el proyecto que ejecutará Fundación CEQUA se convierte en una positiva herramienta para aportar a la sustentabilidad de la red de senderos, que va en la línea de los objetivos del Parque Nacional Torres del Paine.

Resalta que esta investigación permitirá levantar información cartográfica y con resolución altísima, que podrá determinar ancho y profundidad de las carpetas de los senderos. “Esas son informaciones que a nosotros nos permitirán generar diagnósticos. El estudio entregará informes detallados acerca de cómo están las condiciones de infraestructura de los senderos y dónde hay que atender las priorizaciones, porque nunca los recursos son suficientes y hay que optimizarlos y eso va a ser un primer elemento objetivo del proyecto para la administración del Paine. Lo segundo es que hay que valorar  es que esto genera metodología y que hay que modernizar la gestión de las áreas silvestres protegidas”, enfatiza.

El representante regional de la Conaf menciona además que este proyecto “va por esa línea y ocupa tecnologías modernas. Y eso es lo que nosotros también valoramos, que hay una institución como CEQUA que está generando información científica y hará un traspaso de metodología para que nosotros mismos en el futuro incorporemos ese tipo de gestión y nuevas tecnologías en particular en los diagnósticos de administración de los senderos, y después en el futuro usar ese tipo de infraestructura en otras partes del Paine”.

Para Moncada, el estudio adquiere mayor valoración considerando que se ejecutará en un área protegida que tiene gran visitación y en la que el paso del público genera un impacto concreto en el medio natural. Ante este panorama, resulta necesario aplicar medidas de mitigación que ayuden a contrarrestar el movimiento de pasajeros.

 

Otros antecedentes

El estudio considerará además la generación de una cartografía planimétrica y altimétrica con una resolución de entre 5 y 10 centímetros de, al menos, los tres senderos que serán evaluados.

Se incluirá la elaboración de un plan a corto plazo que ofrezca propuestas específicas de rediseño de senderos de acuerdo a estándares internacionales, y un plan de restauración de los tramos más impactados.

Se ejecutará un diagnóstico ambiental de senderos que no han sido evaluados ecológicamente, que permita ofrecer propuestas futuras de uso facilitando la descongestión de los espacios y la diversificación de la oferta de rutas.

Se emplearán tecnologías de información para crear herramientas de gestión que permitan mejorar la capacidad de manejo de la red de senderos del Parque Nacional Torres del Paine.

Se transferirá de manera efectiva a la Conaf, como administradora del Parque, el conocimiento técnico-científico adquirido, y la capacidad necesaria tanto para manejar las herramientas desarrolladas como para actualizarlas o enriquecerlas con información complementaria, proporcionando así la sustentabilidad y la sostenibilidad al proyecto.

Asimismo, se transferirá a los guardaparques y guías de turismo la capacidad necesaria para ejecutar el monitoreo del estado de los senderos, bajos estándares de las propuestas que se elaboren, dando así continuidad a la iniciativa y, al mismo tiempo, evaluando su impacto a largo plazo.

 

 

 

Otras Noticias / Actividad: