Detalle Información

Informaciones relacionadas con las actividades que realiza el Centro Regional Fundación CEQUA.

Niños participan en proyecto educativo de Fundación CEQUA


Niños participan en proyecto educativo de Fundación CEQUA

Formar conciencia en los niños sobre la importancia del medioambiente en sus vidas y generar conductas que ayuden a favorecer el cuidado de los espacios naturales cercanos a sus comunidades. Esas son algunas de las características que se han fomentado en los menores que participan en un proyecto de difusión científica liderado por el Centro Regional Fundación CEQUA.

El Ministerio del Medio Ambiente financia el proyecto perteneciente al Fondo de Protección Ambiental (FPA) denominado “Re-valorando nuestra biodiversidad: rescate y re-establecimiento de flora nativa en nuestras ciudades: Punta Arenas y Puerto Natales”.

Esta iniciativa es liderada por la investigadora de Fundación CEQUA, Fiorella Repetto Giavelli, y se ejecuta desde mayo, específicamente con niños de cuarto, quinto y sexto año básico de las escuelas Villa Las Nieves, de Punta Arenas; y Capitán Juan Ladrilleros, de Puerto Natales; y la junta de vecinos Almirantazgo, de Punta Arenas. En total son 65 los niños que participan en esta actividad educativa y recreativa, que conjuga una programación teórica pero con un fuerte componente lúdico y práctico.

Los niños han participado en actividades en terreno para conocer el banco de semillas del Servicio Agrícola y Ganadero (Sag), donde vieron los procesos que allí se realizan; fueron al Humedal Tres Puentes, para observar la diversidad de aves que existen en el área; recorrieron el Parque María Behety, para conocer los distintos tipos de vegetación del lugar; y también se trasladaron hasta el vivero que la Corporación Nacional Forestal (Conaf) tiene en Río de los Ciervos.

Para Diego Cárdenas, alumno de sexto básico de la Escuela Villa Las Nieves, son precisamente las salidas a terreno las actividades que le resultan más atractivas del proyecto. “Me gusta conocer nuevos lugares, además de la protección del medioambiente, recoger basura y reciclarla. Acá hablamos sobre la biodiversidad y las especies nativas que hay que proteger”, comenta.

Fiorella señala que durante la primera etapa el trabajo se ha concentrado en el objetivo de que, a través del conocimiento de la biodiversidad y de los ecosistemas, los alumnos valoren la flora nativa. Gracias a los talleres los participantes han ido identificando los beneficios que obtenemos gracias a la biodiversidad y han ido conociendo más su flora nativa.

A modo de ejemplo, a Digna María Agudo le gusta aprender a cuidar el medioambiente. Aaron González opina que lo más positivo es conocer sobre temáticas medioambientales. Y su compañero Agustín Ceroff valora la oportunidad de darle un manejo sustentable a la basura para no dañar el medioambiente. “Los árboles y plantas dan oxígeno al medioambiente y por eso hay que cuidarlas”, refuerza.

 

Un invernadero como

laboratorio de flora nativa

 

El siguiente objetivo del proyecto es que los niños se vinculen directamente con la flora nativa en los invernaderos de sus escuelas y juntas vecinales. La idea es ayudarlos a reproducir flora nativa para que luego ellos mismos la inserten en sus entornos. También contarán con un laboratorio de flora nativa en CEQUA, el cual tendrá un invernadero y una cámara de germinación que faciliten la reproducción de especies de interés para el proyecto.

A juicio de la investigadora de Fundación CEQUA, es muy relevante la constante colaboración de las docentes de las escuelas que participan en el proyecto -Bárbara Macaya, de la Escuela Villa Las Nieves, y Gloria Ruiz, de la Escuela Juan Ladrilleros-, y de Soledad Mansilla, representante de la junta de vecinos Almirantazgo. También el apoyo de diversas instituciones como el Programa Quiero mi Barrio y la Fundación para la Superación de la Pobreza, quienes han facilitado el desarrollo de las actividades, la Asociación Kauyeken y la empresa Patagoniawildlife que han apoyado la ejecución de talleres con los niños.

“Es muy positivo el aprendizaje que se da entre todos, cada grupo tiene sus potencialidades. Los niños de la junta vecinal reconocen la flora y fauna nativa que está en su sector y los de villa Las Nieves tienen gran conocimiento y conciencia medioambiental gracias al grupo de forjadores ambientales que funciona en el establecimiento desde hace muchos años”, agrega.

La vinculación continuará con actividades ligadas a la reproducción de flora nativa, a su posterior cuidado y su incorporación a lugares como el Estero de Agostini y el Humedal Tres Puentes, específicamente en áreas degradadas que requieren ser recuperadas.

Este año continuarán los talleres y para el año 2018 se retomarán las actividades con cuidado, limpieza, plantación y reproducción de flora nativa. El próximo año además comienza otra etapa, que es la elaboración de un programa de educación ambiental, que permitirá que otros docentes repliquen actividades realizadas por el proyecto. “Lo que se espera es que se generen contenidos formales de educación con actividades específicas para que otros docentes las puedan replicar”, refuerza Fiorella.

Otras Noticias / Actividad: