Detalle Información

Informaciones relacionadas con las actividades que realiza el Centro Regional Fundación CEQUA.

“Mapas de calor” muestran las zonas en las que se concentran más casos de Covid-19 en Punta Arenas


“Mapas de calor” muestran las zonas en las que se concentran más casos de Covid-19 en Punta Arenas

 

Como “mapas de calor” son conocidos los planos confeccionados para indicar los sectores urbanos en que se concentran más casos de coronavirus. Estas cartas informativas son utilizadas por la autoridad sanitaria como una de las herramientas para proveer de datos fidedignos a los usuarios en tiempos de pandemia.

En Punta Arenas esta metodología se está aplicando desde que se confirmaron los primeros casos de coronavirus. Este trabajo es encabezado por el Sistema Nacional de Información Territorial (SNIT) Coordinación Magallanes y liderado en esta oportunidad por la Secretaría Regional Ministerial de Salud en alianza con instituciones públicas y privadas como Fundación CEQUA.

Los análisis han demostrado que, hasta ahora, un número significativo de casos se concentra en los sectores norponiente y surponiente de Punta Arenas. Esto coincide con una mayor densidad poblacional existente en esas zonas urbanas.

Los mapas de calor permiten ver concentraciones en manzanas, determinar zonas de testeo y realizar los análisis correspondientes en las zonas de mayor número de casos activos.

A estos datos se puede acceder gracias a una página web dispuesta por la Seremi de Salud (https://contingencia-coronavirus-snit-magallanes.hub.arcgis.com/) y la información es renovada periódicamente.

Eduardo Castillo Vera, seremi subrogante de Salud, advierte que los “mapas de calor” forman parte del informe epidemiológico a nivel nacional, que permite tener una actualización diaria y complementa las estadísticas. Ayudan a elaborar el informe epidemiológico semanal ya que entregan información de casos por fecha, por género, por grupo etario o por comuna.

Se realiza principalmente en localidades donde hay casos activos. Eso permite potenciar la estrategia de testeo, trazabilidad y aislamiento, porque ayuda a generar una mejor aproximación a la ubicación de casos activos específicos

Esta información permite identificar concentraciones de casos, como grupos familiares o laborales, para favorecer la estrategia a ejecutar.

“En general es un insumo importante al momento de considerar decisiones en proyectos de testeo, cuando se determinan sectores o cuando se planifican futuras intervenciones para grupos específicos en distintas zonas geográficas”, precisa.

“Este ‘mapa de calor ‘y toda la información que podemos obtener de él nos permite tener un cuadro regional, una mejor información que ayuda a poder emitir información oficial en el reporte diario como autoridad sanitaria”, refuerza la autoridad regional.

El especialista en tecnologías de la información geográfica, Mg. Carlos Olave, destaca el trabajo colaborativo que se ha generado a través del SNIT en Magallanes. El investigador del Centro Regional Fundación CEQUA comenta que en esta estructura participan personas e instituciones públicas y privadas que trabajan en sistemas de información geográfica (Sig) donde Fundación CEQUA ha podido contribuir.

“A partir de la emergencia sanitaria generada por la irrupción del coronavirus, en la región surgió la iniciativa de aportar con análisis de los datos incluyendo la componente territorial. Esto, con el objetivo de georreferenciar cada uno de los sectores en que estaban ocurriendo los contagios”, explica.

Una manera simple pero muy importante de apreciar ese análisis de datos es a través de los ‘mapas de calor’, herramienta que permite por ejemplo determinar si hay relaciones de alta o baja concentración de personas con la cantidad de contagios o, incluso algo tanto o más importante, contribuir en la planificación para el seguimiento activo y adelantarse a la transmisión del virus.

“Este trabajo se hace diariamente, semanalmente y mensualmente”, agrega.

La información queda disponible en la página web de la Seremi de Salud y se puede visualizar para que la comunidad vea los riesgos a los que se expone al momento de salir a la calle. Los ‘mapas de calor’ se elaboran utilizando una técnica conocida como geoestadística a través de un algoritmo geográfico y matemático. Esto lo podemos apreciar en forma de circunferencias en las distintas zonas con una degradación de color según la distancia entre los contagios. Lo que se puede observar es que a medida que hay mayor densidad de personas hay mayor cantidad de contagios: “los puntos de mayor concentración siguen siendo los mismos sectores, lo que demuestra que se ha mantenido una tendencia”.

Aprovechando los datos públicos que se obtienen a través del Instituto Nacional de Estadísticas (Ine), el geógrafo Francisco Abarzúa Villegas ha elaborado varios “mapas de calor” que muestran la proporción de residentes por vivienda en Punta Arenas. En ese contexto, efectivamente hay cuadras en las que se aprecia mayor cantidad de personas que en otras. Y esta variable podría incidir en que los sectores más poblados son los que albergan más contagios.

Para Abarzúa, los “mapas de calor” no han tenido una adecuada difusión en este contexto de pandemia, a pesar de su importancia y la información que éstos entregan.

“Estos mapas pueden servir para entidades organizadas, como las juntas de vecinos, para generar medidas de prevención”, advierte.

Las zonas que tienen mucha concentración de personas coinciden con la mayor prevalencia de casos de Covid-19 notificados. Ejemplo de ello es el Barrio Chilote y la Villa Alfredo Lorca.

También está el componente social y cultural que está relacionado con la costumbre de visitarse, reunirse periódicamente y el uso correcto de la mascarilla.

“Desde el punto de vista geográfico el virus está en toda la ciudad pero se concentra en donde hay más hacinamiento o donde hay una cultura de visitarse.

Ejemplo es el caso de los edificios de departamentos donde los vecinos se visiten o que la mayoría de las personas se concentren en el hall de acceso y todos toquen la misma manilla”, agrega.

Si bien Punta Arenas es una de las ciudades que cuentan con menos edificios de departamentos, eso no significa que no haya contagios a través de esta modalidad.

Y así como los almacenes de barrio permiten que la gente vaya a comprar y evite ir a los grandes supermercados, igualmente se convierten en focos de contagio. En su mayoría, se trata de locales más pequeños en los que efectivamente hay mayor posibilidad de contagio.

“No hay que olvidar que el virus puede estar en suspensión alrededor de media hora y puede estar más concentrado en un lugar pequeño que en uno de mayor envergadura”, sentencia a modo de reflexión.

Otras Noticias / Actividad: